Basta de tortura en Chile

 

Bienvenido al Sitio Oficial de la Comisión de Observadores de Derechos Humanos de la Casa Memoria José Domingo Cañas

La Casa Memoria José Domingo Cañas se emplaza en un sitio en donde existió una de las tantas casas que se ocuparon cómo cuarteles de tortura y exterminio durante la dictadura militar Chilena de 1973 a 1990. Actualmente, la Fundación 1367 a cargo de este Sitio de Conciencia, centra su misión en la promoción y defensa de los Derechos Humanos, por lo que ha formado una Comisión de Observadores que tiene como labor el monitoreo y control social sobre el actuar de la fuerza policial, en el sentido de visibilizar el ejercicio de las garantías de no repetición de parte del Estado Chileno y el deber que tienen los Estados de implementar medidas que posibiliten la efectiva vigencia de los Derechos Humanos. http://josedomingocanas.org/

Comunicado: ante la promulgación del proyecto que tipifica el delito de tortura

Leasur-Fundacion 1367

Ante la promulgación del proyecto que tipifica el delito de tortura, las Organizaciones LEASUR ONG y Casa de la Memoria José Domingo Cañas, expresamos lo siguiente:

Nuestra satisfacción porque finalmente el Estado chileno, tras más de 27 años de demora, ha cumplido con la obligación internacional que asumió al ratificar la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles o Degradantes, consistente en tipificar como delito los actos constitutivos de tortura que sean ejecutados por funcionarios del Estado en el ejercicio de sus funciones. Aunque tardía, la tipificación de este delito mediante la modificación al Código Penal constituye un importante avance para que exista una adecuada sanción de estas conductas, como nos mandata el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

Hemos constatado que los actos de tortura y otros tratos y penas crueles, inhumanos y degradantes se dan con una frecuencia y habitualidad alarmante en contextos de privación de libertad, tal como ocurrió con el reciente y mediático caso de Lorenza Cayuhuan, madre privada de libertad que dio a luz engrillada. En muchas ocasiones, la tortura se naturaliza a grado tal que pasa a ser una de las tantas brutales aristas de una realidad oculta, ignorada e institucionalmente abandonada..

No obstante, si bien la dictación de la ley que tipifica como delito los actos de tortura constituye un significativo paso, nos parece que el texto aprobado adolece de ciertas falencias, que se relacionan fundamentalmente con una definición más restrictiva de tortura que la que nos entrega el derecho internacional, y la imposición de penas que no se condicen con su gravedad; defectos que, a nuestro juicio, nos siguen alejando de lo prescrito en instrumentos internacionales de derechos humanos que regulan la materia, que buscan una sanción adecuada para este tipo de actos que atentan contra la dignidad humana.

Finalmente, hacemos presente que  una efectiva protección de los bienes jurídicos tutelados por este delito requiere con urgencia de la implementación de un Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (que hoy se encuentra en anteproyecto de ley), el cual debe ser activo, autónomo  e independiente, efectuar observaciones y visitas periódicas y sistemáticas de todos aquellos recintos donde se encuentren personas privadas de libertad. De esta manera, la protección no sería sólo posterior a los hechos delictivos, sino que se buscaría prevenir los actos de tortura en espacios favorables a su ocurrencia (como son las cárceles, hospitales psiquiátricos y comisarias, entre otros). En la definición, elaboración, implementación y fiscalización del este Mecanismo es imprescindible la participación como sociedad civil que venimos demandando.

 

En Santiago de Chile, a 11 de Noviembre de 2016

 

CARTA ABIERTA A LOS SITIOS DE MEMORIA DE CORDOBA – ARGENTINA

Queridas compañeras y compañeros, en este día tan importante para la Justicia y Contra la Impunidad, les enviamos un gran abrazo desde Chile, de la Casa Memoria José Domingo Cañas. Nuestro corazón está con ustedes. Estuvimos en Córdoba hace unos años y pudimos visitar uno de los Sitios de Memoria, conocemos los casos.

Para nosotros es muy importante el proceso que están viviendo y nos parece un tremendo avance que estos juicios sean públicos. Lamentablemente no podemos decir lo mismo de Chile, en donde los perpetradores están en su mayoría libres y los pocos detenidos se encuentran en una cárcel de lujo diseñada para ellos y percibiendo su sueldo como si estuvieran activos.

Celebramos las 28 cadenas perpetuas. Celebramos que por primera vez se juzgue por casos de antes del 76 y por el robo de niños y niñas.
Celebramos por la Justicia y por quienes sobrevivieron y sobrevivimos al horror y porque estamos más vivos y vivas que nunca.
Desde Santiago de Chile estamos con ustedes por más Justicia, contra la Impunidad y el Terrorismo de Estado.
Porque los y las desaparecidas, ejecutadas (os), presas (os) y torturadas (os) nos pertenecen a todos. Las 716 víctimas de Cordoba nos pertenecen a todos.
Aunque los pasos toquen mil años nuestros Sitios de Memoria, no borrarán la sangre de quienes allí cayeron.
Un gran abrazo para ustedes!!
Comisión de Observadores de Derechos Humanos
Casa Memoria José Domingo Cañas
Santiago – Chile
derechos-humanos-2258379w640
Miles de personas en la puerta de los tribunales de justicia. Foto: TÉLAM

DECLARACIÓN PÚBLICA 26 DE JUNIO 2016, DIA INTERNACIONAL DE APOYO A LAS VÍCTIMAS DE LA TORTURA

En el año 1997 la Organización de las Naciones Unidas proclamó el 26 de junio como el  Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, con miras a su total erradicación y la aplicación efectiva de la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

En palabras de la ONU, con la tortura se trata de destruir la personalidad de la víctima despreciando la dignidad intrínseca de todo ser humano. Las Naciones Unidas, desde sus comienzos, la han condenado por ser uno de los actos más aborrecibles que los seres humanos cometen contra sus semejantes.  Es considerada un crimen en el derecho internacional, encontrándose absolutamente prohibida en todos los instrumentos internacionales lo que implica que no puede justificarse en ninguna circunstancia.

Con el objeto de hacer efectiva aquella prohibición absoluta, se han proclamado diversas Convenciones y Protocolos Internacionales. El Estado de Chile, consciente de la necesidad de profundizar en el respeto a los derechos humanos y  asegurar la prohibición de la práctica ignominiosa de la tortura, ha suscrito todos y cada uno de ellos. Es en esta voluntad que comprometió, en el año 2008, ante la comunidad internacional, a  PREVENIR, PROHIBIR, INVESTIGAR (AUN ANTE LA MERA SOSPECHA), PERSEGUIR, JUZGAR, SANCIONAR Y REPARAR TODO ACTO DE TORTURA. Para el cumplimiento de sus obligaciones internacionales, el Estado de Chile debía adecuar su legislación e implementar un Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) en un plazo no mayor a un año (2009) así como tipificar el delito de tortura y aplicar las penas apropiadas en cada caso, teniendo en cuenta el carácter grave de estos crímenes.

No obstante los compromisos asumidos, nos horroriza constatar que cada vez son más frecuentes las denuncias de hechos de tortura en Chile, la cual se ha convertido en una práctica sistemática en nuestras cárceles y comisarías, en hospitales psiquiátricos, en territorios mapuche, en barrios periféricos y en contextos de movilización social, fundamentalmente contra personas privadas de libertad, estudiantes y trabajadores movilizados, comunidades de nuestros pueblos originarios y pobladores. Existiendo prácticas especialmente vejatorias hacia  mujeres, y casos especialmente violentos cuando las mujeres son lesbianas.

Por otra parte, recién en el mes de septiembre de 2014, 26 años después de la entrada en vigencia en nuestro país de la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles Inhumanos o Degradantes (ONU), se presentó un proyecto de ley para tipificar el delito de tortura, el cual se encuentra actualmente en tramitación en el Congreso Nacional. Si bien consideramos que el texto del proyecto de ley recoge algunos elementos importantes, como por ejemplo la imprescriptibilidad e inamnistiabilidad del delito, la exclusión de la competencia de la justicia militar, y la inclusión de los sufrimientos sexuales como forma de tortura, consideramos que tiene graves deficiencias que se traducen en una excesiva restringibilidad del concepto de tortura, por sobre el mandato mínimo contenido en instrumentos internacionales, y en no incluir como agravante los casos en que se cometa en contra de personas privadas de libertad por causa de discapacidad e  inimputables; deficiencias que deben ser subsanadas en el curso de su tramitación, puesto que, de lo contrario, se corre el riesgo de tener una ley que no podrá ser aplicable en los cientos de casos que ocurren a diario, quedando rotulados bajo el eufemismo de apremios ilegítimos y con penas que no resultan apropiadas.

Las Organizaciones de la Sociedad Civil abajo firmantes, hacen un llamado a las autoridades de Gobierno para que cumplan con el mandato de prevenir la tortura, mediante la designación de un Mecanismo Nacional de Prevención que sea acorde con los estándares internacionales de Derechos Humanos; así como a las autoridades del Poder Legislativo, específicamente a la Comisión de Constitución del Senado, para que revisen la redacción del proyecto de ley de tipificación del delito de tortura, hagan las indicaciones necesarias para que el texto cumpla al menos con los estándares Internacionales que el Estado ha suscrito, y se comprometa, de una vez por todas, con la erradicación de este flagelo que afecta la dignidad del ser humano y que aún está presente en nuestra sociedad, horrorizándonos con su crueldad.

 

COMISIÓN DE OBSERVADORES DE DERECHOS HUMANOS CASA MEMORIA JOSÉ DOMINGO CAÑAS

LEASUR: LITIGACIÓN ESTRUCTURAL EN DERECHOS HUMANOS

CIMUNIDIS: CIRCULO EMANCIPADOR DE MUJERES Y NIÑAS CON DISCAPACIDAD DE CHILE

FUNDACIÓN DOWN 21 CHILE

COORDINADORA AUTÓNOMA CONTRA LA VIOLENCIA

COMITÉ DE SERVICIO CHILENO-COSECH

COLECTIVO CON-SPIRANDO

CORPORACION HUMANAS

AGRUPACIÓN LÉSBICA ROMPIENDO EL SILENCIO

MOVIMIENTO ACCION MIGRANTE

CORPORACIÓN OPCIÓN

FUNDACIÓN IGUALES

COLECTIVO SIN FRONTERAS

CENTRO DE ESTUDIOS DE LA MUJER

CORPORACIÓN MEMORIA LONQUÉN

COMITÉ CHILENO DE SOLIDARIDAD CON PALESTINA

OBSERVADORES POR EL CIERRE DE LA ESCUELA DE LAS AMÉRICA

CORPORACIÓN CULTURAL LA SERENA DIECISÉIS DE OCTUBRE

AGRUPACIÓN POR LA MEMORIA HISTÓRICA Y DERECHOS HUMANOS “PROVIDENCIA” DE ANTOFAGASTA

AGRUPACIÓN DE USUARIOS PRAIS CONCHALÍ

AGRUPACIÓN DE USUARIOS PRAIS RECOLETA

Declaración Pública ante los últimos hechos de tortura y disparos de perdigones a estudiantes movilizados

Nuestra Casa Memoria José Domingo Cañas 1367, ex-centro de tortura y exterminio, es testimonio y prueba física de los crímenes de lesa humanidad que es capaz de realizar nuestro propio Estado. Estado que debiera resolver las demandas sociales, sean estas por una educación pública, o por un medio ambiente libre de contaminación, o por la devolución de territorios ancestrales, entre otras. Sin embargo, la respuesta del Estado hoy día es la soberbia y la represión.

 Las convenciones internacionales que se refieren a la tortura se encuentran ratificadas y vigentes en nuestro ordenamiento jurídico, de manera que el Estado de Chile se ha comprometido a prohibirla en términos absolutos sin que ella tenga justificación bajo ningún pretexto o circunstancia. No obstante, en las últimas semanas, hemos sido testigos directos y/o recibidos testimonios de primera fuente de víctimas de torturas y malos tratos ejercidos por funcionarios de Carabineros de Chile en contra de jóvenes estudiantes secundarios movilizados por una mejor educación.

 En efecto, en esta semana -con sólo dos días de diferencia- hemos sido testigos y hemos recibido denuncias de dos casos de esta especie. El primero en el Liceo Experimental Manuel de Salas, en donde dos estudiantes mujeres, menores de edad (14 y 16 años), que se manifestaban pacíficamente el jueves 2 de junio fueron baleadas con perdigones disparados por Carabineros. La segunda, hoy 4 de junio: diez estudiantes secundarias detenidas en un desalojo en Concepción; dos de ellas quedan detenidas y ambas son desnudadas. A una de ellas la golpean y quitan un piercing con corta-uñas y luego con alicate.

 Desde el 2011 que estamos recibiendo relatos que se refieren a desnudamientos forzados en recintos de detención, golpes de puños en la cara y cuerpo, trato verbal vejatorio y discriminatorio, además de uso de armas de fuego como escopetas de perdigones contra manifestantes pacíficos menores de edad. Todo lo anterior, bajo la anuencia de la autoridad política, el desprecio de la institución de Carabineros y la indiferencia de los medios de comunicación.

Ante los hechos recientemente conocidos, esperamos que estos casos se sustraigan de la competencia de los Tribunales Militares.  Asimismo, esperamos que el Ministerio Público investigue cada una de estas denuncias, recabando todos los antecedentes necesarios para determinar con exactitud a los responsables y los Tribunales sancionen con todo el rigor de la ley. Aunque lamentablemente en Chile, el delito de tortura no se encuentre tipificado conforme a los estándares internacionales.

 Nosotros no nos quedaremos en silencio ante la brutalidad que se repite una y otra vez, a pesar de las promesas de que NUNCA MÁS íbamos a tener el horror golpeando a nuestra gente, violentando a nuestros niños y niñas.

Como Sitio de Conciencia, y a más de 42 años del golpe cívico-militar, seguiremos trabajando para denunciar los crímenes de ayer como los que se cometen hoy; seguiremos trabajando por la plena vigencia de los Derechos Humanos.

 

Comisión de Observadores de Derechos Humanos

Casa Memoria José Domingo Cañas

FUNDACIÓN 1367

Para descargar, pinche aquí:

Declaración pública 05 junio 2016

DENUNCIA DIRIGIDA A RELATOR ESPECIAL ONU SOBRE DEFENSORES DDHH

Ante los hechos ocurridos el pasado 21 de mayo del 2016, la Comisión de Observadores de la Casa Memoria José Domingo Cañas, ha sido objeto de una serie de acusaciones falsas y represalias.

A este respecto queremos hacer presente que según la “Declaración sobre el Derecho y el Deber de los Individuos, los grupos y las Instituciones de promover y proteger los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales Universalmente Reconocidos”, también conocida cómo la “Declaración de la Naciones Unidas sobre los Defensores de Derechos Humanos”, los Defensores y defensoras de Derechos Humanos “los individuos, los grupos y las instituciones que contribuyen a la eliminación efectiva de todas las violaciones de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales de los Pueblos y los individuos.

En su informe anual sobre represalias contra personas que cooperan con los mecanismos de derechos humanos de las Naciones Unidas, el Secretario General se ha referido a las represalias para señalar aquellas medidas que tanto los Estados como actores no estatales ejercen contra particulares y grupos de personas por cooperar con las Naciones Unidas, sus representantes y mecanismos en la esfera de los derechos humanos. El Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes utiliza el término “sanciones” mientras que algunos Órganos de Tratado, como el Comité de Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares, han utilizado el término “reprimendas”.

En todo caso, cualquiera sea el término, la acción que define se refiere a violaciones cometidas contra personas u organizaciones a causa de su actividad en defensa de los derechos humanos, que van desde campañas de difamación hasta amenazas, prohibiciones de viajar, acoso, multas, disolución de organizaciones, violencia sexual, detenciones arbitrarias, enjuiciamientos, largas penas de prisión, tortura, malos tratos e incluso la muerte.

En el seno de las Naciones Unidas se ha reconocido la legitimidad y el papel decisivo que desempeñan las y los defensores de los derechos humanos y la necesidad de realizar esfuerzos especiales para protegerlos. La comunidad internacional reafirma que los Estados deben garantizar que las defensoras y los defensores de derechos humanos puedan realizar sus actividades de denuncia, acompañamiento y protección libres de ataques, actos de violencia o intimidación.

Comisión de Observadores de Derechos Humanos Casa Memoria José Domingo Cañas

Para ver la denuncia enviada a el Relator Especial sobre los Defensores de los Derechos Humanos, pinche aquí:

Denuncia represalias 26-5-2016